Connect with us

SUSCRÍBETE

Cine

The Miseducation of Cameron Post: Conversión, fanatismo y realidad.

Yo no pienso en mí misma como homosexual, en realidad yo no pienso en mí como… nada.

Por Roberto Carlos Gamez

A finales del año pasado se estrenó la adaptación cinematográfica de la novela homónima de la escritora estadounidense Emily M. Danforth, en su aclamado primer trabajo con tintes autobiográficos, la autora narra las vivencias de Cameron, una adolescente que está descubriendo su sexualidad y es enviada a un campamento de “reconversión” por sus tíos.

La película recibió el Gran premio del jurado en el festival de Sundance. Dirigida por la también actriz Desiree Akhavan, la cinta inicia con el paisaje rural del estado de Montana en 1993, lugar en donde vive Cameron con su tía conservadora tras la muerte de sus padres. Cameron es una joven extrovertida y popular que descubre un nuevo aspecto de su sexualidad con su mejor amiga; en la noche de graduación sostienen un encuentro en el asiento trasero del coche y son descubiertas. A raíz de esto Cameron es enviada a un campamento cristiano de reconversión La promesa de Dios, dicho centro es dirigido por un ministro que asegura haber sido curado por los métodos devocionales de su hermana, quien funge como instructora en el sitio. Pronto Cameron se hace amiga de Jane, una chica que fue enviada al campamento por su padrastro, y Adam, un joven cuyo padre lo ha recluido en la institución para salvar sus propias aspiraciones en la política. Los tres concluyen que la única forma de sobrevivir en el sitio es decir lo que los maestros quieren escuchar, anotando en un “Iceberg” pegado en la pared las posibles causas de su “confusión”. Paralelo a esto, cada uno va reafirmando su identidad, contrario a lo que esperan los líderes de la secta, la terapia destinada a eliminar la confusión, logra lo opuesto. La historia tiene bastantes momentos de comedia y humor ácido como para ser calificada como drama, siendo en momentos bastante amable al retratar los métodos que siguen estas terapias y las consecuencias casi siempre trágicas que conllevan. A pesar de estar situada en 1993, la cinta muestra un tema completamente actual, apenas en 2018 se logró legislar este tipo de terapias en Estados Unidos. En México el tema será presentado en el Senado en marzo de este año, la propuesta busca tipificar a estos tratamientos como tortura y sancionar a quienes lo promuevan con hasta tres años de prisión.

En uno de sus aristas más interesantes, es notable que el personaje de Cameron en ningún momento se siente culpable o anormal. En su precipitado camino de autoaceptación la joven es capaz de percibir la ineficacia y sobre todo lo innecesario de una reconversión. En 2019, en donde aún se debate sobre el derecho de cada mujer a decidir sobre su sexualidad y su cuerpo, The Miseducation of Cameron Post nos acerca a la muy necesaria reflexión sobre este tema.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO