Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

DE LA B A LA Z: CON B DE BRAINIAC

Julián Mitre

La Santa Inquisición condenó en la Nueva España en el año 1661 a morir en la hoguera al barón Vitelius d’Estera de origen desconocido y jamás confesado, al ser encontrado culpable de hereje y fautor de herejes, dogmatizador, haber usado hechicerías y brujerías para fines torpes y deshonestos, dedicarse a la nigromancia evocando a los muertos, adivinar las cosas futuras por medio de cadáveres, así como por seductor de mujeres casadas… y doncellas.

Mientras los cargos y sentencias le eran leídos, el barón se mantuvo altivo y burlón frente a los inquisidores, se puso de pie y dijo: “Me parece perfecto, pero sin cadenas”; acto seguido los grilletes que le ataban pies y manos desaparecieron y el barón se retiró de la sala ante la sorpresa de todos.

Ya en la hoguera, Vitelius levanta la vista, observa en el cielo un cometa y mientras las llamas consumen su cuerpo declara que dentro de 300 años, cuando el comenta pase nuevamente por esa latitud, él ha de volver para  acabar con todos los descendientes de los verdugos y así exterminar sus extirpes malditas.

Ese es el inicio de El barón del terror, película estrenada en 1961, dirigida por Chano Urueta, protagonizada y producida por Abel Salazar.

Cumplida la fecha pactada, el cometa cae en un bosque y en su interior se encuentra Vitelius d’Estera convertido ahora en un ente demoniaco, a medio camino entre un hombre y una mosca, que luego de sorber con su lengua viperina los sesos de un curiosos y desafortunado hombre que pasaba cerca, adopta su antigua forma humana para dedicarse a lo que más le gusta: conquistar mujeres, además de consumar su venganza. A lo largo de la cinta queda claro que el poderío y maldad del barón no han mermado con los siglos.

El barón del terror tuvo un alcance internacional gracias a que K. Gordon Murray (productor estadounidense que comercializó, entre otras,  películas como Caperucita y pulgarcito contra los monstruos o Sata Claus,dirigida esta por Rene Carmona) adquirió los derechos para distribuirla en Estados Unidos con el título de Brainiac. Esta cinta sirvió de inspiración a Frank Zappa para componer su primera canción: Debra Kadabra.

A pesar de haber sido realizada con pocos recursos y tener una historia bastante sencilla, la obra tiene el mérito de haber creado a uno de los villanos más originales del cine mexicano, pues poco o nada se inspira en criaturas extranjeras  como momias o vampiros, siendo reconocido por ello en todo el mundo hasta nuestros días.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

PASAD QUE ESTÁ BARRIDO: EL OSO HORMIGUERO DE MIRAFLORES (ENSAYO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO