Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

DE LA B A LA Z. CONTAMINACIÓN: ALIEN INVADE LA TIERRA

Julián Mitre

Encontrar películas ochenteras de serie B siempre es un placer, el cual aumenta mientras más rara-buena sea ésta. Hace un par de semanas descubrí una belleza del cine italiano llamada Contaminación: Alien invade la tierra, dirigida por Luigi Cozzi en 1980 con guion del mismo Cozzi y Erich Tomek.

En aquella época el cine italiano solía copiar toda cinta hollywoodense que tuviera éxito, como podrán imaginar en el caso de Contaminación el título remite, al igual que el cartel promocional, a Alien – El octavo pasajero, pero en este caso hasta ahí llegan las similitudes pues Cozzi lleva su filme por un camino muy diferente.

La cinta arranca con un barco carguero que entra a las aguas de Manhattan a toda velocidad y aparentemente vació. La policía decide remolcarlo a uno de sus puertos para investigar qué sucede. Es aquí cuando entra en escena uno de nuestro protagonistas: el teniente Aris, quién junto a un equipo de investigadores suben al barco y descubre que toda la tripulación ha muerto. También encuentran cientos de cajas que contienen extraños huevos verdes y fluorecentes. Uno de esos huevos revienta impregnando a todos, menos a Aris, de una sustancia que luego de unos segundos provoca que sus estómagos exploten. Aris es llevado entonces a descontaminar a los cuarteles de una agencia especial, donde hará su aparición La coronel Holmes la otra protagonista del filme.

El teniente y la coronel harán equipo para descubrir el misterio tras estos huevos, su investigación los guiará hasta un astronauta que fue obligado al retiro luego de que asegurara que en su expedición a Marte se encontró con un ser espantoso y esto a su vez los llevará a viajar a Colombia donde enfrentaran al villano de la historia.

La cinta, que  tiene buen ritmo, acción, un par de chistesitos, balaceras, peleas, 5 minutos de romance, explicitas y abundantes explosiones de estómagos en primer plano y una chulada de criatura extraterrestre viscosa, gigantesca y bastante fea; se mueve entre la ciencia ficción, el horror, la acción y el espionaje, lo que da por resultado una obra que mantiene interesado al espectador de principio a fin.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

RUBEN BRANDT: EL COLECCIONISTA (CINE)

Cine

EL LECTOR DISTRAÍDO, UN ANÁLISIS PIGLIANO DEL CUENTO “INTERMEZZO” DE DAVID OJEDA (ANÁLISIS LITERARIO)

Reseñas

Fotógrafos mexicanos son premiados por el World Press Photo 2019

Fotografía

POSTAL DESDE EL VOLCÁN(TRADUCCIÓN)

Poesía

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO