Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

Fonocapturas|| RENEGADE BREAKDOWN

Néstor Pompeyo Granja

Me atrevo a decir que este disco fue una sorpresa para la mayoría de las personas que ya conocíamos a Davidson. La artista y productora canadiense nos había acostumbrado a un estilo de música electrónica con fuertes tendencias al techno y al minimal wave, donde predominaban las percusiones sintéticas, recias y deliberadamente mecanizadas. Un entorno casi robótico que aquí no se abandona del todo, pero sí que cede a favor de un sonido mucho más orgánico, que amplía sus horizontes instrumentales y que muta gracias a la participación, a partes iguales, de Asaël Robitaille y Pierre Guerineau. Tal vez no lo vimos venir pero, a decir verdad, la evolución ya se anunciaba desde que el álbum se presentó no como un trabajo solista, sino como un proyecto firmado, de manera cooperativa, por Marie Davidson & L’Ceil Nu.

Y vaya que el cambio se resiente. Por fortuna, los elementos fetiche de la protagonista principal siguen ahí: el cinismo de cronista nocturna y esa afectación vocal como de hostess noir del siglo XXI, aunque esta vez más cantados que recitados. La composición colaborativa, por supuesto, resulta en canciones con tejidos que no le habíamos escuchado antes a la Davidson, como la cadenciosa “Center of the world”, el jazz azulado de “Just in my head” o esa puntada de título “La Ronde”, con guiños a la chanson francesa, pero también a las melodías de anime japonés. Y claro, las obligadas visitas a la pista de baile se mantienen a la altura de los mejores momentos solistas de la anfitriona, en temas como el track inicial —de título homónimo al del álbum— o la kraftwerkiana “C’est parce que j’m’en fous”.

En resumen, si usted ya era fan de Marie Davidson, este plato es una excelente oportunidad para conocer otra faceta de la autora: una que se encuentra muy lejos de los beats ominosos de “Un autre voyage” (2015) o de la despiadada technocrítica de “Working class woman” (2018), por decir algo. Y si usted recién llega, entonces esta es una eficaz puerta de entrada al universo de esta creadora: una artista que ha demostrado tener la congruencia suficiente para exponer sus inquietudes desde diversos lenguajes musicales, emocionales y letrísticos, sin abandonar su sello distintivo.

Un gran acierto en la carrera de la canadiense, que desde ya marca un intrigante punto de ruptura en su discografía, y uno de los lanzamientos más interesantes del año pasado.

Marie Davidson & L’Ceil Nu, “Renegade Breakdown” [Ninja Tune, 2020].

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO