Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

LAS GLOSAS Y LOS AZARES §LXXII RIVA PALACIO: EL GENERAL QUE NOVELÓ LA HISTORIA

Gonzalo Lizardo

Según Noé Jitrik, la novela histórica debe responder con su discurso a dos inquietudes: una sobre la validez (o no) de su contenido histórico y otra sobre su pertenencia (o no) a la tradición novelística vigente.[1] La importancia de estos dos aspectos es variable. Para Jitrik el género se vuelve moderno en el Romanticismo, cuando a los novelistas les resultó insuficiente el saber histórico de su época y buscaron nuevos documentos para sustentar sus relatos. En otras palabras, el género se modernizó cuando los autores se preocuparon por convalidar la validez histórica de sus obras a partir de sus propias investigaciones.

En ese sentido, el primer latinoamericano que exploró documentos originales para documentar sus ficciones fue Vicente Riva Palacio (México 1832–Madrid 1896), lo cual lo convierte en el fundador moderno del género. Típico representante del Romanticismo, Riva Palacio participó activamente en la vida política e intelectual de México. Como militar, político y hombre de letras, consideraba que la palabra impresa era el instrumento ideal para reescribir nuestra memoria nacional, y que la Historia debía examinar filosóficamente “las terribles y consecutivas evoluciones que han traído a la humanidad y a los pueblos el estado de civilización y de progreso en que se encuentran”[2]

Esta intención explica que Riva Palacio dirigiera México a través de los siglos, la obra histórica más importante del siglo XIX, donde se conciliaban dos tendencias en pugna, en tanto aceptaba que la etapa prehispánica y la colonial tenían igual relevancia en la conformación de lo mexicano. Este criterio conciliador también lo aplicó a su pensamiento político, que abogaba por la tolerancia ideológica: “todos los partidarios de buena fe son dignos de respeto cualesquiera que sean sus ideas. El credo político es cuestión de apreciaciones, es una forma de patriotismo que en último análisis viene a convertirse en la creencia de que por tal camino mejor que por tal otro se pueda llegar a la felicidad pública”.[3]

Por desgracia, esta voluntad conciliadora pronto se estrelló contra la realidad política y en 1885 el presidente Díaz lo desterró a Europa. Una vez instalado en Madrid, escribió sus Cuentos del General, donde confesaría que “la historia no cuenta todo eso así; pero a mí me halaga más la tradición”,[4] manifestando su desconfianza por el saber académico y su fe en la tradición literaria de los pueblos.


[1] Jitrik, Noé, Historia e imaginación literaria. Las posibilidades de un género, Editorial Biblos, Buenos Aires 1995, p. 47.

[2] Ídem, p. XV.

[3] Ídem, p. XIV.

[4] Riva Palacio, Vicente, Cuentos del General, p. 58.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

PASAD QUE ESTÁ BARRIDO: EL OSO HORMIGUERO DE MIRAFLORES (ENSAYO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO