Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

LAS GLOSAS Y LOS AZARES §LXXIII. LECTURAS PARALELAS: LOS HEREJES Y EL CENTÉSIMO NOMBRE

Gonzalo Lizardo

Anteayer, al terminar la consulta, mi doctora me interrogó: “Así que usted es escritor, ¿y qué libros me recomienda? No quiero cuentos ni novelas, sino algo serio: filosofía, ciencia, historia de las religiones”. Molesto por su altanera fobia, iba a recetarle el ensayo donde Kundera revalora la función de la novela frente a la crisis moderna de la filosofía, pero preferí sugerirle “dos excelentes títulos, que leí en la cuarentena, y que tratan sobre historia del arte, religión y libros prohibidos”: Herejes, de Leonardo Padura y El viaje de Baldassare, de Amin Maalouf.

Ignoro si cayó en mi alevosa pero sincera trampa: las dos obras son notables por su tema, por sus personajes, por su habilidad para entretejer los datos históricos con la imaginación literaria. Y ambas refieren hechos muy dramáticos del siglo XVII, desde perspectivas casi opuestas, casi complementarias, como si quisieran suscitar en el lector una reflexión existencial.

La más compleja y barroca es Herejes, del cubano Leonardo Padura,[1] que entreteje dos historias separadas por cuatro siglos: por un lado, la búsqueda del exdetective Mario Conde, quien recorre La Habana tras un óleo atribuido a Rembrandt; por el otro, las desventuras del verdadero autor de ese cuadro, el judío Elías Ambrosius, quien a escondidas de su religión aprende con Rembrandt el arte de la pintura. Frente a la ortodoxia ciega y cruel que imponen los dogmas —sea el castrismo o el judaísmo—, la novela nos sugiere que la única alternativa legítima es volverse herejes, cuando se quiere satisfacer en secreto las aspiraciones más sinceras.

Menos ambiciosa en apariencia, El viaje de Baldassare del francés-libanés Amin Maalouf[2] nos transcribe el diario de un librero genovés mientras busca un libro que tuvo en sus manos y dejó escapar: El centésimo nombre, de Mazandarani, donde se devela el “verdadero” nombre de Alá. Perseguido por amar a una mujer abandonada y por perseguir un libro maldito, Baldassare debe enfrentar la furia y la intolerancia de todos los credos. “Cuando la fe se convierte en odio, benditos sean los que dudan”, concluye, dando voz a todos los herejes de este mundo:[3] cabe sospechar que en este mundo, sólo aquel que duda —y no quien cree a ciegas— puede amar sinceramente.

Por eso dudo que mi doctora lo entienda.


[1] Padura, Leonardo, Herejes, Tusquets Editores, México 2013.

[2] Maalouf, Amin, El viaje de Baldassare, Alianza Editorial, Madrid 2012.

[3] Una coincidencia más enigmática emparenta las dos novelas: su alusión a Sabbathai Tsevi (1626-1676), un rabino judío que afirmaba ser el Mesías pero que, obligado por el sultán otomano, abjuró de su fe, abandonó a sus seguidores y se convirtió al Islam.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

PASAD QUE ESTÁ BARRIDO: EL OSO HORMIGUERO DE MIRAFLORES (ENSAYO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO