Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

LAS GLOSAS Y LOS AZARES §LXXXIV. ESE CAÓTICO COSMOS, ESE CÓSMICO CAOS

Gonzalo Lizardo

Supongo que existe (o debe escribirse) un libro que examine las lecturas de almohada: un ensayo estadístico y psicológico sobre los libros o revistas que leemos, recostados en nuestra cama, antes de clausurar la jornada. Yo en mi buró tengo, por ejemplo, al menos dos volúmenes para elegir en función de mi humor o mi cansancio. Uno debe ser leve: un libro muy selecto de poesía o prosa, clásica o contemporánea, que estimule mi mente antes de abandonarla al sueño; y el otro, por el contrario, suele ser grave, de preferencia científico, para expoliar a mis neuronas durante sus insomnios, cada vez menos infrecuentes.

Supongo que este desvelado interés por lo científico tiene algo de culposo, pues de joven creí que podría dedicarme a la ciencia y luego abjuré de ella al grado que borré, casi adrede, las bases matemáticas de mi formación. Si bien perdí la habilidad para expresarme algebraicamente, a cambio conservo una crónica curiosidad por escudriñar el cielo con el ojo sin párpado de la ciencia. Cuando leo en la cama Las matemáticas del Cosmos de Ian Stewart, por ejemplo, no me preocupa deletrear paso a paso la jerga técnica, sino asimilar su sentido: el rumbo (ontológico o existencial) a donde conducen sus corolarios.

Por su eficacia para hostigar mis vigilias indeseadas, durante los últimos meses éste libro ha permanecido en mi buró, junto a la cama. Con rigor demostrativo, el autor sabe relacionar los avances de la astronomía con el devenir histórico, lo cual me agradezco, aunque más lo voy a recordar por revolucionar mi idea del Caos, al que yo imaginaba como un creciente desorden aleatorio. Para Stewart, en cambio, se trata de una complejísima conjunción de orden y azar, un caos paradójicamente determinista “que aparentemente tiene un comportamiento irregular como resultado de leyes del todo regulares (…) El caos parece aleatorio, y en cierto modo lo es, pero surge de las mismas leyes matemáticas que producen un comportamiento regular y predecible, como el Sol al salir cada mañana”.[1]

Contra el viejo humanismo que comparaba el universo con un enorme y diáfano mecanismo de relojería, para la ciencia actual el caos gobierna el cosmos, aunque el caos obedezca leyes bastante simples. “Los astrónomos han comprobado que la mayoría de las veces la principal causa del caos son (…) patrones numéricos simples (…) Por el otro lado, el caos también es responsable de los patrones”.[2] En consecuencia, el orden crea el caos y el caos crea el orden, lo cual implica que el Universo (ese cosmos caótico, ese cósmico caos) es infinita, fractal, numinosamente neobarroco.


[1] Stewart, Ian, Las matemáticas del Cosmos, Crítica 2017, Barcelona 2017, p. 141.

[2] Ídem, p. 143.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

PASAD QUE ESTÁ BARRIDO: EL OSO HORMIGUERO DE MIRAFLORES (ENSAYO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO