Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

LAS GLOSAS Y LOS AZARES §LXXXVIII. FAUSTO Y LA NOCHE SATURNAL DE LA HISTORIA

Gonzalo Lizardo

A semejanza de las personas, los mitos nacen, crecen, maduran y envejecen con el tiempo. Así lo intuía Salvador Elizondo cuando escribió acerca de Fausto: “En la infancia el mito está ligado a la magia recreativa, en la juventud al deseo, pero en la edad adulta yo diría que se relaciona más buen con la inspiración”;[1] o sea que Marlowe había escrito la versión infantil/lúdica del mito fáustico, Goethe la juvenil/voluntariosa y Valéry la madura/poética. Una analogía que confirma el persistente (y voluble) magnetismo de ese personaje, y que permite además caracterizar a los distintos Faustos mediante ciertos rasgos de “personalidad” humana como su desencanto o su tedio, sus expectativas ante el futuro, su relación con el prójimo, sus vaivenes emotivos.

Desde esa perspectiva, El primer Fausto de Fernando Pessoa expresa una crisis psicológica que aqueja a nuestra sociedad como un todo: una depresión existencial ante el vacío de la historia, el peso del pasado, la zozobra del futuro. Esta “noche saturnal del alma” caracteriza a ciertas encrucijadas biográficas —como la inminencia de la vejez—, cuando advertimos que la muerte se acerca a nuestros conocidos y entendemos que pronto llegará nuestro turno… y entre tanto nos iremos quedando más solos cada día. Tal vez la vigencia del poema de Pessoa nos indica que la Humanidad, junto con el mito fáustico, está arribando a su tercera edad, a su inminente senectud.

A diferencia del Fausto de Goethe —que creía en el progreso terrenal y la salvación ultraterrena—, el de Pessoa no cuenta con ningún cielo o infierno que lo aguarde al final del camino, y para colmo sabe científicamente que más allá de nuestra tierra sólo existe el vacío cósmico, lleno de mundos y soles pero inútil, pues “ni a nosotros mismos nos encontramos en el infinito”.[2] Desencantado del saber, inmune a los placeres, ha perdido la esperanza de amar y con gusto invocaría a Mefistófeles si de algo sirviera. Cuando “La vida es mala y es mala la muerte”, sólo queda pedir lo imposible: “¡que cese el tiempo! / ¡que pare y quede para siempre este momento! / ¡Que nunca yo me acerque a ese / Horror que mata el pensamiento!”.[3]

Ignoro lo que ocurriría con Fausto si Pessoa hubiera concluido su dramático poema. Tal vez Pessoa lo dejó adrede inconcluso, para que su personaje quedara suspenso por siempre ante la Nada. O quizá porque intuía que, al contrario que la Humanidad, los mitos nunca mueren: tan solo se convierten o asimilan en otros mitos para evadir la muerte y, por qué no, para sobrevivirnos a nosotros, sus efímeras creaturas.


[1] Elizondo, Salvador, “Poisson d’avril”, en Obras: tomo tres, El Colegio Nacional, México 1994, p. 85.

[2] Pessoa, Fernando, El primer Fausto. Todavía más allá del otro océano, Fondo de Cultura Económica, México 1984, p. 18.

[3] Ídem, p. 58.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO