Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

LAS GLOSAS Y LOS AZARES XLIX: CRIMEN, ORÁCULO Y CASTIGO

Gonzalo Lizardo

Hace poco, encerrado en mi cubículo, escuché que afuera dos alumnas discutían —con entusiasmo y temor— en torno a una premisa inquietante: ¿son violadores en potencia todos los hombres por el hecho (biológico) de ser varones? ¿Tendrían ellas que cuidarse de todos, desconfiar de los padres y los familiares, los conocidos y los desconocidos, los hetero, los homo, los trans? Me hubiera gustado examinar sus argumentos —nada triviales— pero preferí subir el volumen de mi música para enfocarme a solas en ese problema, que de pronto me pareció decisivo para el destino de la sociedad pero también para el mío, como varón biológico que nací y, por tanto, como presunto violador (en potencia).

Postergando los pendientes de esa mañana, me puse a organizar sobre el papel mis ideas. Resulta demasiado obvio suponer que sí, que todo varón es (en potencia) violador, tal como cualquier persona es (en potencia) criminal. Sin importar sexo, edad, clase o ideología, cualquiera puede mentir o robar a alguien más, agredirlo o matarlo por accidente, por venganza, por maldad o por capricho. Y puede suponerse que así lo haría mucha gente si no existiera una ley, un orden social que lo prohibiera y lo castigara. Pero aun si se acepta que por naturaleza todos somos criminales potencialmente, ninguna ley puede castigar a quien no cometa algún crimen realmente.

A manera de hipótesis, todo crimen podría evitarse si se vaticinara, a ciencia cierta, que algunas personas los cometerían necesaria y fatalmente. Pienso en dos ejemplos literarios, uno clásico, otro barroco. Edipo es condenado a muerte porque un oráculo aseguró que tarde o temprano mataría a su padre Layo y se acostaría con su madre Yocasta. En La vida es sueño, Segismundo es encarcelado cuando a su padre, el rey Basilio, le vaticinan que el príncipe se volvería un tirano en cuanto asumiera la corona. Ambas obras tienen desenlaces opuestos. Edipo se salva de la muerte solo para consumar, sin saberlo ni quererlo, su previsto doble crimen. Segismundo, en cambio, demuestra que puede actuar libre y  justamente, con lo cual invalida el oráculo y delata la iniquidad de su encierro. En el primer caso, el castigo es inútil porque no evita el doble crimen; en el segundo es injusto porque recayó en un inocente.

Más terrible sería que el oráculo pudiera manipularse para castigar a un inocente o exonerar a un culpable, tal como ocurre en la película Minority Report (2002), basada en un cuento de Philip K. Dick. En tal caso, castigar un crimen en potencia se vuelve un crimen en el acto: un absurdo lógico, pero una tentación siempre latente.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

PASAD QUE ESTÁ BARRIDO: EL OSO HORMIGUERO DE MIRAFLORES (ENSAYO)

Ensayo

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO