Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

Poesía entre lilas || Tedi López Mills: Lobelia erinus

Irene Ruvalcaba

¿En qué consiste la aprehensión? ¿Es un pájaro o una jaula o un espejo? ¿Es un dolor? Detenerse a mirar como en una pesadilla ligera, como en el sereno matutino. Y quedarnos a contemplar nuestras heridas, lastres y nombres. Perpetuar la imagen para que la poesía se faculte en la política y el exterior sea trasformado de verdad. La imagen: en la carta, un perro (cojo) rasga las vestiduras de El loco.

Investida por la amistad y lo que persigue tras sus huellas, la poeta Tedi López Mills llama a su Camarada, a ella, para representarse en su teatro fanático y con sentido. Entre parvadas de palomas que se levantan, el amigo del perro cojo atraviesa por hordas de migas de pan y se detiene a mirar aquellas sombras aladas que dejan tras su vuelo torpe.

Luego de hablar en lenguas extranjeras no queda para la poeta un afuera más que el adentro, la política es una nube gris que se pasea sobre su cabeza. Entonces tendrá que recurrir a decir la verdad entre veladuras. Entonces se le exigirá la mentira.

Tedi López Mills responde: “Se me notifica: / es tonto el tropo del perro cojo / pues qué sigue, / pero no es tropo ni perro / simple de la pata tiesa / con mi amigo / sino escolta o cadena o refugio”.1 Un deseo que sólo en las cenizas de la muerte llega a ser fantasma.

Hay algo en común entre las nubes y el gorgoteo del vapor; algo en el amigo del perro cojo y su némesis, la poeta. Algo que no consigue ser real ante lo visto, pero que se anticipa a nuestras congojas para dejar testimonio de la tierra que pisamos, “sin embargo / habrá que tildarlo de artificio / para desarreglar las latitudes / de la compasión / cuando sobrevenga / de un mes a otro y mi amigo / me pida las explicaciones del caso”, cuando miramos al cielo ante el dolor de lo que nos arrastra como un caracol, ruido de nuestra marejada que no deja de pedir Democracia ¿para qué? ¿para quién?

Soltar es mirar con ojos que vuelan alto, para mezclarnos con las causas sin dejar huellas, para volver a mirarnos desde el otro lado del espejo y no sentir miedo ni dolor ni angustia. La lección de la poeta viene con el cierre circular del poema: “y yo lo ignore avistando de nuevo / al perro cojo en una curva.” En esto la poesía fue, es y será Revolución.

1 Tedi López Mills, Amigo del perro cojo, Editorial Almadía, México, 2014.

*Ilustración por Ilse Ovalle.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

DE LA B A LA Z. LA TETRALOGÍA DE PEDRITO FERNÁNDEZ

Columna

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO