Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

}}}pssst, pssst, Madigan…(89)

Alejandro García

…Tres. Es último de octubre, me susurras al oído, previsor siempre, oh, Madigan, me previenes, también lo dice el calendario, lo repite el rincón derecho de mi laptop. Panteones cerrados para el público, abiertos para los caídos por la pandemia. Recibo la noticia de la muerte de Emilio Carrasco, el pintor. De inmediato se me encoge el corazón, como si dudara en volver a expandirse. Es sólo un momento de duda, ajeno a mi voluntad y continúa con su permanente, venturoso, ahora selectivo, tic tac. El siguiente es un recuerdo de Emilio, imposible pensarlo como Carrasco, y su risa, su inmediata vocación por mantener un contacto con su interlocutor. Vienen a mí, como campanadas indefinidas en su momento y hoy proféticas, anticipatorias, sus palabras en una entrevista en la radio (desde el pasado, hablan en días previos, en un presente negado): un torrente, un chorro de vida, de entusiasmo. El día se pone más gris de lo que la claridad  ha padecido desde las orillas de los años 19 y 20. Alguna parte de mí lagrimea. Eso lo sabré hasta ahora que proso o tal vez cuando aparecen los versos del poeta Juan José Macías recuperando al amigo que se desdibuja dibujando su vuelo: “Están cantando los grandes heliotropos,/ están cantando en un mundo que no es como el de hoy…”. Mundos allá y acá, el cambio es notable, el destino también: “Y blop, salta un conejo, trae revólver, es el tiempo”. Y la naturaleza allí está, sin Emilio, con Emilio, canijos heliotropos…

…Tres menos uno. Es curioso, la memoria es alevosa, Emilio Carrasco había muerto el 3 de marzo de 1937 en la ciudad de México, por las mismas horas en que se despedía del mundo Concepción Cabrera de Armida, la Santa de San Luis. Es un libro, es una novela, es ficción. Allí también campea un tal Juan José Macías, periodista como Carrasco, mordelón de inicios y principios de siglos, 1999-2000 y 1899-1900 respectivamente, el centro de sus actividades. La crítica textual de origen estructuralista niega las relaciones entre texto y realidad. Ésta es verbal y papel y tinta adentro. Los personajes se levantan desde la enunciación de los lectores, son quienes los hacen posibles. Así que nada de identidad entre Carrascos y Macías. Pero allí están, desafiando al mundo, desde las calles de San Luis Potosí, desde las ventanas de Galeana, Cuauhtémoc, o Lomas Verdes y Lindas…

…Tres menos dos. Es octubre. “La Santa de San Luis” del potosino David Ojeda, desencadenador de tus briosas acciones, oh, Madigan, transcurre entre octubre de 1999 y noviembre de 2000. “Sábado 10 de octubre de 1999. Aunque ya antes había escuchado el término, me familiaricé con él a raíz de esta investigación. “Potosinidad”, así reflexiona Juan José Macías, alter ego de David Ojeda, personaje que crea el potosino. En el 17 un 10 de octubre, en San Luis Potosí, también cantaron los heliotropos, oh, sí señor, canastos coronados, y vaya que cantaron los juglares.

Tres menos tres. Emilio Carrasco escapa de la trama adelaidesca en un descuido de los viajantes potosinos que llegan del viejo continente, para en seco la Historia y lo lleva a recuperar su identidad entre rumiar de silbatos de ferrocarrilles y callejones de Zacatecas. Diantre de Ojeda, diría el poeta Dauajare, todo está en su novela, en esos renglones que se estiran y entran a las cuerdas y disparan las dimensiones de cuatro a diez y más y más.  Se desliza hasta las ascuas del siglo XIX, allí hace posibles las acciones de Emilio Carrasco y de Juan José Macías…

…“más allá de la memoria, más allá del tiempo por venir”. …

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO