Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

}}}pssst, pssst, Madigan…(94)

Alejandro García

…a punto de que estallen los eventos conmemorativos por el centenario del fallecimiento del poeta consentido de México, el jerezano Ramón López Velarde, los cuales se mantendrán a lo largo de 2021, me asomo a algunos de los márgenes en que se mueve la vida del forjador de Fuensanta. No sólo del arranque de su vida muy cerca de los de Fernando Pessoa y T.S. Eliot, sino también el hecho de que se despidiera de este mundo mientras se cocinaban textos señeros de la literatura occidental del siglo XX como Ulises, Tierra baldía y algunos de los textos intermedios de En busca del tiempo perdido. En 1888 Eça de Queirós publica Los Maia, historia de una familia a lo largo de varias generaciones. Se consigue ahora en editorial Pre-Textos, pero de momento no he podido tenerlo a mi alcance. En cambio tuve oportunidad de leer Los papeles de Aspern de Henry James, que apareció ese mismo año y que es un texto importante. Junto con Otra vuelta de tuerca (1898) se considera ahora como una de las obras maestras de su producción novelesca breve. La historia carece de un elemento atractivo en términos anecdóticos, sobre todo pensando en novelas de viaje y estancia en países lejanos al de nacimiento de los personajes, que guardan una semilla secreta, como en el caso de Veinticuatro en la vida de una mujer o El jugador, textos explosivos en su desarrollo. James enfrenta más el contexto decimonónico y elude la disputa entre naturalismo y decadentismo. Hay mujeres, mas no tocadas por el determinismo de las leyes sociales. Hay mujeres intocadas por el misterio del actuar humano. Un estudioso del poeta Jeffrey Aspern, oh Madigan, un curiosillo de archivos, entretelas y cartas a enamoradas, viaja a Venecia en busca de Julieta Bordereau, muy probable musa del poeta, y espera conseguir misivas desconocidas y materiales inéditos que obran en poder de la dama. Estamos a finales de la segunda década del siglo XIX (tiempo de los acontecimientos), el romanticismo agoniza, pero ha dejado su espíritu en el ambiente y el hombre polemiza con él. La mujer, ya anciana, vive retirada con su sobrina Tina, en un palacete veneciano. Poco se sabe de ella y pocos se interesan por esa parte de la historia del poeta. El narrador se interna en ese mundo rentándole a la dama algunas habitaciones por un precio alto para su economía, pero pasan los meses y las mujeres se escurren. Hasta que al semestre se abre la otra parte del tablero. Julieta frece un nuevo contrato por otro medio año. También encarga al huésped que haga compañía a la sobrina. Ofrece, además, la venta de una miniatura, pintada por su padre y es la imagen de Aspern. Enseña de esa manera el filón en que deberá de anclarse el investigador. El precio es alto y él no está dispuesto a pagarlo, ni por el lado del desembolso, ni por el lado de entrar a una relación con la sobrina. Pero ahora está seguro de que hay documentos, de que hubo fuego entre el poeta y la casera, de que hay papeles que hablan de esa relación y de textos poéticos escritos por el artista. La mujer entra en crisis, pero sorprende al huésped hurgando entre sus cosas, aprovechando que su enfermedad propició la desatención de sus medidas de seguridad. Pese a la sorpresa, ni ella muere, ni él abandona la causa, tampoco encuentra su satisfactor. Poco después la mujer muere y deja a la sobrina en posesión de su tesoro. Ella decide lo que es mejor, pero la historia termina con él de regreso a su país, el retrato está con él, pero no hay ningún elemento documental en su poder y ella tendrá que enfrentar la necesidad de construir su vida. Novela de opacidad, de búsquedas en penumbras, carente de sonrisas, de fuerzas de atracción y de gestos enérgicos, en busca del encuentro. Ni modo, Madigan, de seductoras palabras y calurosas sentencias, aquí no hubo Fuensanta. O tal vez sí, tal vez el narrador, al escurrírsele aquellos documentos, dejó ir a una variante de Santísimafuen o de María, “ojos inusitados de sulfato de cobre”…

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO