Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

Poesía entre lilas || Julieta Valero: Muscari azureum

Irene Ruvalcaba

Escribo un diario circular, espejo visto de revés. Entorno. Reparación que se parece a descifrar códices tatuados en la planta del pie. Escribo un diario que contiene imágenes de mi genealogía. Remota circunstancia del estar y no ser. Las palabras escritas con tinta añeja en estas páginas transcurren hacia el punto de partida. Punto ombligo alimento.

Julieta Valero en (des) orden, se apega a la matriz del mundo y sus dolores. La poeta narciso que se refleja en su propio vientre, flota en su cama acuosa. Así escribe: “Ahora soy yo el reverso de la hija la madre / contemplada devotamente como río sin piedad1”. Como el eco que retorna en la montaña, también como la resolana.

Pienso en la maternidad y en la poesía: ¿alumbramiento? Pero cómo ser y dividirse ¿(re)producir(se)? Errar. Error ortográfico. La poeta que escribe cambia el apellido Valero por Balero y lo sobrio se vuelve juego de mano ojo barril pequeño palo arriba bucles de infancia. Otra vez origen. Ojo mano palo de madera barril colores. El Balero y su Sísifo.

Y la distancia con la mano de nuestra madre (¿o debo escribir nuestras madres?) Julieta escribe con voces varias de hijas poetas: “entre tantas ambas pero la hija la planta / coge dignidad tersura vertical atormentando” Flores que conviven desde primera época y sin duda florecen una sola vez al año, todos los años. Ciclo: otra vez.

Me pregunto, ¿qué me dice Julieta Valero en sus primeros años? Tal vez hable de biología y reproducción, maternal fórmula de su escritura. De lo que miran los ojos de la hija mientras juega a ser hija de su hija o madre de su madre. Leo su libro y la poeta responde balbuceando interrogaciones y me pregunta por la madre que no está.

Me recuesto en el filo de la última página para viajar a mi semilla y encontrarme en el espejo carnal del vientre, dando vueltas como astronauta. Afuera es también adentro. Julieta se cierra para parir un canto que cobra sentido desde la suspensión silenciosa de su poesía, para alumbrar una imagen: “brevemente la raíz. Maíz. Respuestas que son su pregunta.” ¿Pregunta o prejunta?

1 Julieta Valero, Los tres primeros años, Vaso Roto Ediciones, España, 2019.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

DE LA B A LA Z. LA TETRALOGÍA DE PEDRITO FERNÁNDEZ

Columna

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO