Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

Poesía entre lilas || Pura López Colomé: Wisteria sinensis

Irene Ruvalcaba

Llena el vacío la reverberación, ruido y canto, fusión de flores amarillas, estrellas de huizache que invaden como moho toda la mente. Detiene el ruido, en su estallar, la borrosa imagen de la caída. Es el viento ese tejedor de redes de araña en las paredes de una habitación oscura. Sobra decir que el cuarto, que puede ser el mundo, se vacía.

Pura López Colomé distiende sus territorios interiores en la página blanca, en la página percudida, donde leemos sus ruidos y sus velos, sus ecos y reverberaciones, atendemos a la falla de nuestros sentidos. Luego de recorrer a tientas las palabras, nos queda la idea de olvidar percepciones. Así se calma la ansiedad de conocimiento, mediante la paradoja de lo puro cuando muestra su impureza.

Borrosa imago mundi1, dedicado a la ausente presente o a la presente ausente, revive los ecos de la mirada en el espejo de la imaginación que distinguimos desde este lado. El poema final retiembla en su atiborrado centro: “Oh Memoria / oh Ánima sola / oh Muerte recordada / inmortalizada”: oh lengua materna que viene rebosante de sensaciones extranjeras. No sabemos quiénes somos porque nuestra genealogía es apenas alma de árbol.

El bucle de la existencia pretende tachar lo visto para no perderse en el reflejo del bosque, es preciso dejar marcas en los árboles y mirar su caída irremediable. Borrar esos tatuajes desgastados por los años en la piel vieja del cuerpo. Monumento mortuorio del oído y su memoria.

Cráteres lunares que recuerdan a cicatrices ajenas “en museo de cera con M de Madre / que suelta las amarras / de una melodía abismal”. La poeta concentra allí su bosquejo animado, repleto de escrituras de autores varios para recobrar los objetos que desgasta el río. Para construir un inventario personal de los deshechos y las sombras, para llenarse con su ruido: “elegía del Hacedor / que yo deshago que yo descreo que yo / disuelvo”. Así de opaco es el recuento de las cosas pérdidas y rehechas, devueltas y abandonadas.

Entrada ya la noche, en algún sitio que llamamos origen cuelga un cuadro de marcos dorados donde se figura el amor entre el lienzo y la polilla.

1 Pura López Colomé, Borrosa imago mundi, Fondo de Cultura Económica, México, 2021.

*Ilustración de Ilse Ovalle.


S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

DE LA B A LA Z. LA TETRALOGÍA DE PEDRITO FERNÁNDEZ

Columna

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO