Connect with us

SUSCRÍBETE

Columna

Fonocapturas// “OFFICIUM”, DE JAN GARBAREK Y THE HILLIARD ENSEMBLE

Néstor Pompeyo Granja

Para que el fenómeno de la comunicación exista, es necesario que los interlocutores tengan la disposición de hablar, pero sobre todo, de escuchar. Y en “Officium”, se nota que Garbarek escuchó voces que llevaban cientos de años esperando un diálogo con alguien lo suficientemente sensible. El saxofonista noruego supo reconocer las señales, abrió los canales correctos para obtener respuestas y la conversación se materializó en 1994, en forma de este estupendo álbum. En él, Garbarek trabajó junto con el cuarteto vocal Hilliard Ensemble (dos tenores, un barítono y un contratenor), sobre una colección de textos religiosos de los siglos XV y XVI arreglados para cuatro voces, sax soprano y sax tenor.

Usar el lenguaje jazzístico para aproximarse a la polifonía temprana no es una idea tan descabellada cuando recordamos que, como señala John Potter en las notas interiores del álbum, ambas formas musicales fueron “puntos de partida para dos de las ideas más relevantes en la música occidental: la improvisación y la composición”. En el caso del jazz, eso fue a principios del siglo pasado; en el caso de la polifonía, hace alrededor de mil años.

Por eso “Officium” funciona con la efectividad de lo que no pertenece a ningún tiempo y, sin embargo, pertenece a todos: porque suena tan formal como espontaneo, porque tiene una naturalidad misteriosa que da escalofríos. Y porque hermana de forma conmovedora dos fenómenos musicales separados por siglos de evolución, y los hace departir en un lenguaje común tan fluido, tan amoroso, tan poético, que por momentos roza la perfección.

Si existe algo de justicia, “Officium” debe tener un sitio de honor en la historia de la música universal.

Jan Garbarek y The Hilliard Ensemble, “Officium” [ECM Records, 1994].

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

LECCIONES DE NARRATIVA EN “EL HIJO DEL CORONEL” DE DAVID OJEDA. PARTE 1. Narradores. El sensible, el borracho y el sabelotodo. (ANÁLISIS LITERARIO)

Ensayo

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO