Connect with us

SUSCRÍBETE

Poesía

El país de nuestros huesos

Por JORGE HUMBERTO CHÁVEZ

En un país que se adelgaza sin remedio es una fortuna que un poeta tenga lectores, como es el caso de Armando Alanís Pulido. En un país que se abrevia sin esperanza a la vista es importante que haya una poética breve en su extensión, pero amplia en sus dimensiones semánticas. En un país de conceptos en crisis y de ideologías cada vez más borrosas, un poeta mexicano aborda nuestra identidad convocando al mundo rulfiano y a nuestro maíz, apela a la voz de las mujeres poetisas que han ensanchado nuestro mundo y señala a la migración como una fuente de nuestra riqueza identitaria.

“Se me ha formado un mundo alrededor de la esperanza, tan indefinido, tan brillante”, escribe Armando en los poemas iniciales de El tuétano de nuestros huesos. Los elementos y motivos temáticos de Juan Rulfo se repasan en los versos de Armando utilizando con experiencia la figura tropológica de la repetición anafórica, llevando la semanticidad del texto a una escalada rotunda:

Un trago tras otro: malas figuraciones

Un trago tras otro y seguimos platicando con los muertos

Un trago tras otro mientras me desmorono como un montón de piedras

“Sin maíz no hay país”, la segunda sección de El tuétano de nuestros huesos, combina versos cortos, largos, versículos y prosas breves sustantivando las diversas máscaras del maíz: los granos mismos, la tortilla, el elote, el atole, el huitlacoche y un nombre real, el de Ramón Alanís González, agricultor de Nuevo León. Está muy claro que no se trata del típico fraseo hecho que vincula al maíz con lo mexicano, sino de una nueva elaboración que pone al grano como una constante que aparece en nuestro mundo real, por ejemplo en una sala de cine, en la Cámara de Diputados o en la evocación de nuestros abuelos arando el suelo de nuestra historia personal.

El tercer capítulo del libro es un abierto homenaje a la poesía mexicana escrita por mujeres, a las que Armando llama “Las Vírgenes Terrestres”. Los poemas aparecen en formato de oraciones, mismas que pueden decirse sin sotana y hasta en el lavatorio. Aquí los rezos son dirigidos a Enriqueta Ochoa, Dolores Castro, Malva Flores, Myriam Moscona, Elva Macías, Coral Bracho, Elsa Cross, Jeannete Clariond, Juana de Asbaje, Rosario Castellanos, Silvia Tomasa Rivera y María Baranda. Solo agrego dos cosas: la primera es que faltaron Pita Amor, Laura Méndez de Cuenca, Concha Urquiza, Gloria Gervitz y Tedi López Mills; la segunda es que mi santa personal es la Castellanos.

El tuétano… termina con la colección “También de este lado hay sueños”: una veintena de poemas que son retratos de la migración, desde el conocido tren la bestia hasta la ciudad de Tijuana. Iconografías terribles como el muro y el cruce, las caravanas y las policías de uno y otro lado, y la feroz depredación de los cárteles mexicanos se entreveran en el tejido poético de Armando en una muestra breve, pero suficiente, de su nueva incursión en la poesía social, como ya lo hizo en su conocido libro Balacera, publicado por Tusquets.

El tuétano de nuestros huesos, autor: Armando Alanís Pulido. Vaso Roto Poesía. Primera edición, febrero de 2022. Madrid, España. 104 pp.

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

DESTACADOS

DE LA B A LA Z. CINE GORE

Columna

DE LA B A LA Z. LA TETRALOGÍA DE PEDRITO FERNÁNDEZ

Columna

ESPEJO DE DOBLE FILO: POESÍA Y VIOLENCIA (RESEÑA)

Poesía

ARTE Y SOLIDARIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS VISIONES AFINES EN LA CREACIÓN (OPINIÓN)

Arte

S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO

Todos los derechos reservados © 2019 | Los Testigos de Madigan

Connect
S U S C R Í B E T E

Sé TESTIGO